Una cafetería donde los clientes acarician reptiles - Diario La Tribuna