Unos 50.000 menores llevan tres meses fuera de sus hogares y viviendo en asentamientos precarios en el Gran Asunción. - Diario La Tribuna