Corey Griffin, de 27 años, uno de los pioneros del reto del balde de agua helada, ideado para apoyar la lucha contra la esclorosis lateral amiotrófica, murió al intentar un clavado en una isla al noreste de Estados Unidos, informó la policía local. - Diario La Tribuna