Cámaras de La Ceiba solo eran el “caparazón” - Diario La Tribuna