Nació con la cabeza al revés, pero vive “derecho” - Diario La Tribuna