Unos 400 niños trabajan en las calles de Tegucigalpa, ciudad de Honduras. - Diario La Tribuna