Ochoa, del diplomático al “chabacán” - Diario La Tribuna