La intensificación de las protestas democráticas en Hong Kong supone un reto para el Gobierno de Pekín. - Diario La Tribuna