La calma regresa a Hong Kong, pero aumenta el número de concentrados. - Diario La Tribuna