Una exposición muestra la cara más oscura de Roma durante el siglo XVII. - Diario La Tribuna