Muchos supervivientes temieron quedar para siempre en la montaña nepalí. - Diario La Tribuna