París encuentra en el arte lo más sublime y abyecto del ser humano. - Diario La Tribuna