Se quejó de haber perdido más de la mitad de su vida por dormir 22 horas diarias - Diario La Tribuna