CUBA, EL “IMPERIO” Y LAS IZQUIERDAS - Diario La Tribuna