Marco Cueva: El escultor que cambio la electrónica por el cincel - Diario La Tribuna