Inundaciones son el eterno dolor de cabeza en el Hoyo de Merriam - Diario La Tribuna