Revolución japonesa: crean una cebolla que no hace llorar - Diario La Tribuna