Suicidio, ¿remedio al “mal de amores”? - Diario La Tribuna