La historia del joven británico que se hizo millonario por no atender en clase - Diario La Tribuna