Compraron una isla privada en Camboya y han creado algo maravilloso - Diario La Tribuna