¿Se lavarán la cara… devolverán el billete? - Diario La Tribuna