Biehl, Zelaya y los “indignados” - Diario La Tribuna