Justicia no solo pica descalzos, también a los de botas altas - Diario La Tribuna