¿Por qué una escritora le envió a un hombre estiércol como regalo? - Diario La Tribuna