El cardenal de Honduras aboga por un país sin violencia y solidario - Diario La Tribuna