A 70 años de la bomba atómica, la ciudad está de pie y sin estigmas - Diario La Tribuna