Lozano calló bocas y se ganó el respeto y cariño de todo Tenerife - Diario La Tribuna