¿Por qué cada año que pasa parece desaparecer más rápido que el anterior? - Diario La Tribuna