Un pueblo italiano desafía a la muerte con una ordenanza - Diario La Tribuna