El sueldo de Messi, una bomba a punto de explotar - Diario La Tribuna