Un esqueleto marino de dos metros rompió la monotonía de un pueblo de Nueva Zelanda - Diario La Tribuna