Teodoro Bonilla tuvo que entregar hasta el celular - Diario La Tribuna