Entre playeras y cementeras, surge el Papa de la mercancía - Diario La Tribuna