En instalación de la Maccih, la Cancillería jugó un papel callado y profesional - Diario La Tribuna