LA CONSTITUCIÓN Y SU INMOLACIÓN - Diario La Tribuna