Hiperpaternidad y la adoración a los hijos - Diario La Tribuna