Detectan un nuevo estado de la materia predicho hace 40 años - Diario La Tribuna