Una de las víctimas del clásico capitalino era de la Fundación Hondureña del Niño con Cáncer - Diario La Tribuna