Infractores de la 18 convierten correccional en ‘caldera del diablo’ - Diario La Tribuna