Sin castigo, los ilícitos se repetirán eternamente - Diario La Tribuna