El peculiar romance del ministro francés de Economía y su profesora de lengua - Diario La Tribuna