La “Rubia Matona” dormía en una cama llena de peluches - Diario La Tribuna