Unos a la bulla y otros a la ‘cabuya’ - Diario La Tribuna