Atacama, el desierto más árido del mundo, bebe agua de niebla - Diario La Tribuna