Aprendices de dictadores, dueños absolutos de sus partidos - Diario La Tribuna