Terreno baldío es refugio para delincuentes - Diario La Tribuna