Frío relato de empresario: utilizan fetos para brujería - Diario La Tribuna