Fuera de las canchas Reniery Mayorquín es un “embajador” de Dios - Diario La Tribuna