Comunicados de la CAP: escuetos e incomprensibles - Diario La Tribuna