‘Mel’ es un estigma más publicitario que real - Diario La Tribuna